Colombia: Plebiscito, Marcha y premio Opinion

Óscar Andrés Garnica Toro | Oct. 7, 2016, 8 a.m.


En horas de la madrugada, 4:02 am, Kaci Kullmann Five, presidenta del Comité Nobel, informó sobre la decisión del comité de otorgar el premio Nobel de la Paz al presidente de Colombia Juan Manuel Santos. La noticia llega en un momento clave para el país, dada la incertidumbre sobre la continuidad del proceso.

La semana del 2 al 7 de octubre de 2016 pasará a la historia como uno de los momentos más trascendentales en la historia del país. El rechazo de los acuerdos por parte del 50,2% de la población colombiana el día dos de Octubre; la colosal marcha del silencio, la tercera en la historia de Colombia organizada por los estudiantes, el 5 de octubre, y el otorgamiento del premio Nobel de la paz al presidente de Colombia a los dos días siguientes, son hechos que los colombianos jamás olvidaremos. Esta vertiginosa semana que comenzamos con la vergüenza ante la comunidad internacional por el rechazo de los acuerdos de la Habana, ha tomado un rumbo inesperado, como lo fue la decisión del domingo, el apoyo a los diálogos por parte de la sociedad civil, quienes se niegan a permitir que el proceso fracase, y ahora el espaldarazo por parte de la comunidad internacional al proceso, otorgando este invaluable premio a Juan Manuel Santos.

Es el momento de Colombia, el momento en que nuestro país se ha convertido en el foco del mundo, ahora más que nunca es cuando la sociedad colombiana le debe demostrar al mundo que somos un país único, que a pesar de las adversidades este es un país que sabe manejar las crisis, que sabe cómo salir avante de las situaciones más difíciles. Si antes de votar el plebiscito íbamos a ser un ejemplo para el mundo, ahora sí que es la oportunidad para serlo, son contados los casos en que en una sola semana un país se vuelve tema de discusión de forma tan recurrente en tan corto plazo. Pero esto es Colombia, donde la realidad supera la imaginación.

Pero los momentos pasan, por eso es de extrema importancia que los colombianos le mostremos al mundo que en este país si podemos hacer cosas grandes, más aún cuando estamos juntos, y mucho más cuando la selección triunfa en esa misma semana. De hecho, no existe otra opción, dejar pasar el momento sin lograr grandes cambios no es un camino porque Colombia no se puede dar ese lujo, Colombia necesita hacer grandes cambios ahora, este país no aguanta un día más de guerra, las victimas no soportan una lagrima más, los campesinos no soportan un desplazado más, la economía no soporta más inestabilidad, la comunidad internacional no quiere más noticias negativas de Colombia, y el pueblo colombiano no quiere un violento más. Así que mostrémonos como el gran país que somos y que este sí es un país de ensueños.